La Investigación

¿Qué dicen los datos acerca del abuso y la negligencia infantil?

¿Qué es abuso infantil?

El abuso infantil incluye abuso físico, emocional y sexual; niños viendo u oyendo violencia entre parejas íntimas (violencia doméstica); y negligencia.

El impacto dañino del abuso infantil es agravado por el silencio

Los niños a menudo no comparten su trauma – y reciben mensajes de que no deberían de compartirlo. En una encuesta reciente a residentes del Condado de Lane que fueron abusados de niños, el 47% dijo que nadie nunca los ayudó cuando fueron primeramente abusados (muchos antes de sus seis años). El diecinueve porciento dijo que ellos raramente recibieron ayuda.

Los reportes a la protección a la infancia han aumentado en Oregón

En el 2000, 41,000 llamadas de presuntos abusos y negligencia fueron hechas a los servicios de protección de los niños. En el 2017, los reportes aumentaron a 80,683. En el 2017, de esos 80,683 reportes, 45.9% fueron categorizados como negligencia, 39.1 % como “amenaza de daño,” 7.9% como abuso físico y 5.9% como abuso sexual.

¿Cuáles son las tasas de abuso y negligencia infantil en el Condado de Lane?

El 37.7% de las mujeres y el 31.1% de los hombres en nuestra comunidad han experimentado abuso y negligencia infantil – 100,000 adultos viviendo hoy en el Condado de Lane.

El abuso y negligencia infantil ocurre entre personas de todos los ingresos y la tasa es más alta entre personas viviendo bajo estrés por presión financiera: Para personas en el Condado de Lane con un ingreso mayor a $75,000, la tasa de abuso infantil es del 23.0%. Para personas con ingresos menores a $25,000, la tasa es del 51.0%.

El abuso infantil comienza temprano. De todas las victimas confirmadas por la protección a la infancia en el 2017, cerca del 46 por ciento fueron abusados antes de los seis años.

Actualmente, las tasas de abuso son primeramente calculadas con reportes de la protección de los niños – los cuales desestiman significativamente las tasas actuales – e investigaciones retrospectivas con adultos. Las encuestas nacionales con jóvenes tienen varias limitaciones adicionales. Según el Cuarto Estudio Nacional de Incidencia de Abuso y Negligencia Infantil financiado con fondos federales (2010), el triple de los niños experimentan abuso y negligencia comparado a lo que se reporta a las agencias de Servicio de Protección al Niño. Ahora mismo, los Oregonianos no tienen una respuesta exacta a preguntas como, “¿Cuántos niños son abusados y descuidados en nuestro estado cada año?” y “¿Son las tasas de abuso de hoy más altas o más bajas que hace 10 años?” y “¿Estamos progresando en prevenir el abuso infantil?”

El Estudio de Prevalencia de Abuso Infantil de Oregón (OCAPS por sus siglas en inglés), una encuesta única en su tipo de jóvenes de secundaria que actualmente está siendo probada por el Centro para la Prevención del Abuso y la Negligencia, está diseñada para brindar respuestas. Al preguntarles directamente a los adolescentes sobre sus experiencias de abuso y negligencia de una manera sensible y privada, OCAPS nos ayudará a comprender mejor ambos, la situación actual y lo que se puede hacer para mejorarla.

Más información sobre OCAPS está disponible en el sitio web de CPAN.

¿Qué piensan los residentes del Condado de Lane?

Muchas personas en el condado de Lane creen que podemos reducir el abuso infantil y quieren ayudar; de hecho, el 86% cree que “podemos reducir significativamente el abuso y la negligencia infantil” en nuestra comunidad. Sin embargo, solo el 36% confía en que se va a reducir. ¿Cómo pasamos de “podemos” a “lo haremos”? Ahí es donde entra 90by30. Al proporcionar una forma para que cada persona y grupo haga una diferencia, y al llevar estrategias de prevención probadas por investigación a nuestra comunidad, vamos a reducir el abuso y la negligencia en el Condado de Lane.

Al ser encuestados, más del 85% de una selección aleatoria de residentes del Condado de Lane estuvieron de acuerdo en que las formas más importantes de reducir el abuso y la negligencia infantil son:

  • Apoyo. Si todas las personas recibieran el apoyo emocional que necesitan, reduciríamos significativamente el abuso infantil.
  • Un plan local. Si hubiera un esfuerzo a largo plazo en toda la comunidad para crear conciencia sobre el abuso y la negligencia infantil, podríamos ayudar a ponerle fin.
  • Un rol/papel para todos. Las acciones personales hacen la diferencia: cada persona, vecindario, grupo, organización, empresa y entidad tiene un papel que desempeñar para reducir el abuso y la negligencia infantil.